18 oct. 2010

Qué fea la sensación. Como esa manito diminuta que te aprieta la garganta cuando tenés ganas de llorar, como cuando el agua quiere caerse por tus párpados, pero vos no querés que se desparrame la tristeza y no querés que se entere nadie. No es tan fácil de controlar, no es como cuando metes el dedo en el vaso para que no se desborde la espuma de 7up. Y te da bronca que nadie te entienda, pero tampoco querés explicarlo. No querés. Y que pasa si tus agresores son las personas que más querés? No querés perderlas, y al mismo tiempo sí, porque te lastimaron. Se que en todos mis textos parezco una suicida, autodestructiva depresiva de mierda pero es que solo escribo cuando me siento deprimida o pensativa, reflexiva. En este caso obviamente es la primer opción.

1 comentario:

  1. ultimamente la estoy sintiendo muy a menudo.. no estoy nunca seguro del "por que" pero debe ser por las exigencias cotidianas que recibo por minuto... te amo, trankii...

    ResponderEliminar

Archivo del Blog