26 dic. 2010

¿Viste esos días en que no podés definir nada? Y cuando digo nada, es nada. "Cinclotimia" suelo denominarlo. No, no hay una "n" de más. Porque esto me pasa a mí, a otros les sucederá de otra manera.


No puedo definirme, no puedo saber cómo soy, no entiendo porqué hago lo que hago y al mismo tiempo se que en algún lado de mi subconciente puedo encontrar ese motivo. ¿Ven? Otra vez mi amiga la ciclotimia en su obvia exposición.
Me asusta el estar sola, pero amo estar en soledad, tranquila sin que nadie perturbe mi concentración. Porque sí, amo estar concentrada. Me gusta mucho pensar pero no estamos hablando del tipo física cuántica ni problemas acerca de política. Creo que reflexionar sería la palabra, me gusta preguntarme. Preguntármelo todo, sacar conclusiones, o variables de lo que 'podría haber pasado si...' (vos debés de tenerlo bien claro con mis preguntas acerca de cuando nos conocimos, o lo que hubiera pasado)
Me doy bronca, y aunque trate convercerme de que sí, no me gusta lo que soy. Intento ser feliz (y debo admitir que todo está a mi favor para que eso se cumpla pero por algún motivo el humano es tan idiota que nunca se conforma con lo que tiene). Me molesto. Me molestan mis actitudes, porque hay veces en que me dicen: "Estás fastidiosa", "Me estás tratando mal" o simplemente me dicen que estoy de mal humor. Y yo no puedo darme cuenta cuándo es que lo estoy haciendo ni porqué.
Siempre me desagradé, desde chica. Miraba mis fotos y sentía asco, pero aún así no me importaba. Me gustaban las fotos, me gustan las fotos. Siempre decía que era fea y me ponía a llorar a escondidas: una idiota. Que se yo, cuando tenga 80 seguro mire las fotos de ahora y diga que era hermosa y seguramente una estúpida por no haberlo valorado. Ya no me siento fea (a veces sí), siento que soy normal. (Osea: en cuanto aspecto, obvio).
Otra de mis características y me atrevo a nombrarla también como malacostumbre es la de autocriticarme. Creo que lo hago como una anticipación a la posible crítica que podría esperar de los demás. (No sé si se entendió, es raro) De nuevo. Los paréntesis son una clarísima evidencia de mi inseguridad.
Dios! Soy tan pesada. Me aburrí. Chau.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Archivo del Blog