15 dic. 2010

Dicen que cuando los niños hablan lo hacen desde el fondo de su alma. Sin mentiras, sin dobles sentidos, sin interés. Cuando un niño ama es un amor puro, no tiene otra intención o finalidad más que el simple hecho de amar. Cuando un niño pronuncia las palabras mágicas de un "Te amo" o un "Te quiero" no lo hace por el estúpido compromiso del que tanto está pendiente la gente adulta, no lo hace para quedar bien con esa persona. El amor de un niño es sincero, franco e incondicional.
Así siento nuestra relación. Como la de dos niños que se quieren. Sin dobles intenciones, sin otro fin u objetivo más que amarnos. Gracias por compartir todo este tiempo conmigo, nunca nadie me hizo tan feliz.


Te amo!

C&L

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Archivo del Blog