21 ene. 2011

Celos


Creo que más que un sentimiento se presenta como una patología en mí. Sí, estoy enferma de ellos. Y no hay ninguna metáfora en ello, osea: Me siento mal. Comienzo a tener dolores de cabeza, lloro, me contracturo. Es decir.. convengamos que si el estrés es considerado una enfermedad mental esto no se queda atrás.
Puedo otorgar varias culpas a esto que siento pero confío en que la principal soy yo. Desde siempre tuve muchísima imaginación, pero no es algo que yo elija tener y a veces me hace sentir bastante mal.
Yo, insegura. Yo, soñadora (a veces no en el sentido tierno). Yo, obseciva. Yo: CELOSA.
Exactamente eso soy, celosa. Celosa y enferma hasta la médula. Los celos se esparcen en mi sangre como si fuera droga recién inyectada de la que no puedo huír, no hay escapatoria. Estoy atada y esposada a ellos (ojalá no sea para siempre). Creo que quedo más que clarísimo.
Y es que cada vez que recuerdo (o me recordás sin ninguna intención) que no fui el único amor en tu vida puedo imaginarme (con lujo de detalles incluso) cada beso en tus labios, cada huella digital en tu cuerpo, cada caricia en tu pelo, cada mirada y palabra de amor que le diste. Todo viene a mi mente en un segundo y comienza a dolerme el corazón (de nuevo: cero metáforas). Puedo imaginar de manera casi detallista y minusiosa como las tratabas, como reías con ellas, como les decías "mi amor" de la misma manera en que ahora me lo decís a mí y visualizarlo perfectamente casi como en una película. Con sólo pronunciar el nombre de algunas de tus ex, con sólo decirme en cualquier anécdota que estabas saliendo con una chica o que te gustaba alguna se me oprime el pecho, dejo de sonreír (aunque finja seguir haciéndolo) y comienzo a sentirme mal.
Tal vez me sería más fácil evitarlos si no fueras un chico tan lindo, si supiera que no tenés a nadie atrás tuyo o que no fueras tan encantador y tierno con cada persona que se te cruza. Pero afortunadamente es todo lo contrario a lo que dije. Sos hermosísimo, tenés a chicas que están pendientes de vos y les gustás (a las que no puedo contarlas con los dedos de una sola mano) y sos totalmente seductor casi sin quererlo.
Tal vez me sería más fácil no sentirlos si nunca te hubiera visto de novio, o en pleno acto de seducción con otra chica mientras que yo era tu.. ¿amiga?
O tal vez me hubiera sido mucho más sencillo si aunque sea yo hubiera sido la chica número cinco en tus amores (pero sé que estoy mucho más atrás y que antes de mí estuvieron muchas más, y no, no te estoy recriminando nada).
Pero sin dudarlo agradezco eternamente por ser la que ocupa tu último puesto, por ser el amor de tu vida al menos en tu presente y que hoy me ames a mí y sea YO tu novia.
Te amo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Archivo del Blog