2 mar. 2011

Desde siempre pensé que todo el mundo posee imaginación pero a decir verdad me fui dando cuenta de que no es tan así.
Cuando somos chicos la imaginación nos vuela y nos hace despegarnos del piso como la gravedad cero. Casi todos tuvimos un amigo imaginario, jugábamos a ser animalitos o superhéroes o princesas, imaginábamos que por donde circulaban nuestros autitos de juguete eran autopistas. Imaginábamos que nuestros juguetes hablaban de verdad, que se movían por su propia cuenta, que estábamos en selvas, que volabamos o que teníamos superpoderes. O por lo menos eso hacía yo, en el caso de que a ninguno de ustedes les haya pasado eso de niños tienen todo el derecho de llamarme "la chica con problemitas".
Retomando: Creo que de níños nos surgía la imaginación  de una manera espóntanea e inevitable y cuando empezamos a crecer y el mundo, el tiempo y la experiencia te quitan esa inocencia infantil tener imaginación es cuestión de esfuerzo. La persona que no se esmera por utilizarla la pierde poco a poco.
Yo por mi parte amo usar mi imaginación. Creo que por eso hoy está muy enriquecida y no es que estoy presumiendo. No es algo que yo controle. Me refiero: puedo usarla para entretenerme, para escribir, para pensar, para crear cosas nuevas como dibujos o esas cosas pero también muchas veces me juega en contra.
Dije en la primera oración de que no estoy muy segura acerca de si todos la poseemos por el simple hecho de que la ciencia dice que la imaginación se encuentra en una parte del cerebro que no todos llegan a desarrollar. No sé si creer del todo a la ciencia pero creo que hasta que no tenga una respuesta mejor a "porque yo lo creo así" no puedo dar seguridades. Me cuesta imaginar (valga la redundancia e ironía) cómo una persona puede llegar a carecer de la imaginación. Casi toda mi vida está perfumada de ella, le da esa escencia que la hace tan misteriosa y atractiva cada día.
Y creo que como conclusión podría decir que:
La imaginación es tan impredecible, tan loca e ilimitada pero por último es tan imcomprensible que es eso mismo lo que la hace tan encantadora. Si te gusta imaginar, no busques explicaciones. Dejála fluír, y va a ser esa belleza la que te explique. No le preguntes, no la juzgues porque no encontrarás respuestas tan sólo aprendé a contemplarla y disfrutá de lo que ella te da.

1 comentario:

  1. Me gusta mucho tu entrada, tu blog en general es fantástico :)
    Es curioso que yo a veces también lo pienso, porque yo de pequeña tenia mucha mas imaginacion. Pasaba el día fantaseando y pensando en los porqués de las cosas. Y creo que mi imaginacion se ha ido desgastando sinceramente :S Porque al saber como son las cosas y sus porques, ya no pienso en ellas, las asumo tal y como son y tiro para adelante...
    No me alargo mas que te estare aburriendo:) un beso1 te sigo! pasate por mi blog si quieres :)

    ResponderEliminar

Archivo del Blog