27 oct. 2011

Fecha mentirosa 2

Escrito el: Jueves 25 de Febrero de 2010

Aquella frase que alguna vez escuché, y que siempre rebota en mi mente: 'El dolor te hace egoísta'
Cuán cierto. Y es que cuando estoy depresiva, no me importan los demás.. Sólo tengo ganas de llorar, y cuando ya no tenga más fuerzas acostarme en el asfalto y dejarme consumir por el tiempo.
Pero cuando lo pienso mejor, me doy cuenta de que me aterra la idea del 'dejar ser', me asusta el simple hecho de no saber si hay algo más, de que todo se termine y punto.
Y es que.. una vez más me pregunto, y repregunto:


Qué sos, cuando dejás de ser? (dejamos de ser?)
Qué sentís cuando dejás de sentir?
(dejamos de sentir?)
Qué pensás cuando ya no pensás más? (dejamos de pensar?)

Y cuando te lo ponés a pensar mejor, aún más profundo te das cuenta que nuestro presente no es más que el futuro de nuestro pasado, y nuestro presente es sólo un pasado de nuestro futuro, que la muerte es sólo el futuro de la vida, y la vida el pasado de la muerte (y TRANQUILOS! de esta, hay para todos, por favor no se amontonen porque a todos les llegará su turno).
Entonces.. cuando cruzamos cierta raya de lo que somos ahora hacia ese algo que nunca sabremos (o tal vez sí) lo que es, sólo vamos a vivir en una historia, un relato, una anécdota.
Vamos a ser la neblina del recuerdo de los que nos quieren, y poco a poco se olvidarán de como era nuestra sonrisa, o el tono de nuestra voz, de como olía nuestra ropa al abrazarnos hasta olvidarnos por completo. Seremos un nombre, un turbio recuerdo. Y cuando ya no sirvamos ni para ponernos en un árbol genealógico de nuestro tataratatartataranietos en el cuadernito del colegio, simplemente
no seremos nada.

Así que.. lo único que quiero hacer para dejar mi huella en el mundo, es escribir, y dar todo lo que sé para hacer feliz a la gente, y que empiece a disfrutar de lo que HOY es.
Creo que para eso fui creada en mi vida.


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. CIN, tu huella quedará para siempre, marcada en el plano de tu vida y en el que tu espíritu se materialice en otro plano, después de la vida, con tu propia energía cósmica. Tus recuerdos transmitidos a los más jóvenes, tu hijo, los hijos de tu hijo y el resto de descendientes en el tiempo, que muchos podrán obtener de tu propio árbol genealógico, como yo tengo el de mis ancestros, el amor que transmitas a quienes amas y lo que escribas que, aunque no lo publiques, podrá ser rescatado del arcón de los recuerdos por tus descendientes, a través de los años. Pero tu esencia permanecerá siempre, a pesar del olvido y siempre habrá alguien que en el futuro quiera saber de tí, de quien fuiste. Rolo

    ResponderEliminar
  3. muchas veces me hice este planteo, al dejar de sentir (cuando morimos) es como cuando dormis, no sentis nada, pestaneas y ya es el otro dia... para lo que creen en la reencarnacion, pestanean y al abrir nuevamente sus parpados estan naciendo.

    yo voy a hacer que nuestros nombres sean mucho mas que la punta del arbol genealogico de nuestros tataranietos.. somos quienes somos y nacimos para "ser dignos de ser".

    ResponderEliminar

Archivo del Blog